Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web acepta el uso de cookies; puede obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección. Saber más.

Home > Hiperosmia o alteración del sentido del olfato en el embarazo

hiperosmia

Hiperosmia o alteración del sentido del olfato en el embarazo

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer gestante sufre un gran número de cambios evidentes. Otros, sin embargo, no lo son tanto. Los desarreglos hormonales son capaces de afectar donde menos se espera, como por ejemplo en el sentido del olfato. Antiguamente, la mayor sensibilidad hacia los olores de las embarazadas se hacía pasar por una especie de capricho o manía. Hoy en día este fenómeno –si se puede definir así- está tipificado: se llama hiperosmia, y es perfectamente normal.

Está claro que no todas las mujeres padecen los mismos síntomas, cada cuerpo es un mundo, pero no está de más saber que muchas embarazadas son propensas a sufrir una alteración del olfato del mismo modo en que otras, por ejemplo, tendrán una mayor predisposición a la gingivitis.

¿Qué es la hiperosmia?

La palabra hiperosmia proviene del griego y está formada por el prefijo “hiper” (por encima de) y la palabra “osme” (olor). La propia etimología nos desvela su significado: tener una mayor sensibilidad a los olores que la media.

Lo contrario de la hiperosmia, que sería tener un bajo sentido del olfato, se denomina hiposmia. La ausencia total de olfato se llama anosmia.

Las personas con hiperosmia tienen el umbral olfatorio más bajo que los demás, lo que quiere decir que detectan olores que los demás no perciben, pero también significa que los sienten con mayor intensidad.

La hiperosmia, menos común que la hiposmia y la anosmia, puede ser una cualidad que se posea, lo cual será muy útil si uno es perfumista o sumiller, pero también puede tratarse de un trastorno transitorio.

Dependiendo del grado en que se sufra esta alteración olfativa, se considerará como una especie de don o supondrá una molestia importante que llegue incluso a aislar a la persona para evitar los lugares con olores muy intensos.

La hiperosmia en las embarazadas

Que no cunda el pánico. El aumento de la sensibilidad en el olfato de las embarazadas, como ocurre con otras alteraciones como la diabetes gestacional, es mayoritariamente transitorio.

Por lo general, la hiperosmia se produce durante el primer trimestre. Se relaciona a menudo con las náuseas en los primeros meses de embarazo, puesto que cualquier olor levemente desagradable se convierte en un olor súper desagradable. De hecho, se ha observado que las mujeres que tienen anosmia no sufren ese periodo de náuseas.

Normalmente, esta alteración del olfato desaparece o se reduce a los tres meses de gestación, aunque en algunos casos puede persistir hasta las últimas semanas e incluso un tiempo después de que nazca el bebé.

La culpa de la hiperosmia en las embarazadas la tienen las alteraciones hormonales que se producen en este periodo, siendo los estrógenos los que convierten cualquier fragancia en una auténtica bomba de olor.

¿Qué hacer si se tiene hiperosmia?

Por desgracia, esta alteración del olfato durante el embarazo que afecta a muchas mujeres, no se puede evitar. Y tampoco podemos andar por la calle con una pinza en la nariz.

Lo que sí podemos hacer es intentar minimizar las consecuencias de la hiperosmia, sobre todo para que las náuseas durante el embarazo sean lo más llevaderas posible. Para contrarrestar la hipersensibilidad a los olores podemos:

  • Comer y cocinar alimentos que no huelan especialmente fuerte, como ocurre con ciertos pescados o vegetales como las coles.
  • Utilizar productos de limpieza e higiene personal con aromas suaves. Elige desodorantes sin o con fragancias muy sutiles; si usas perfume, que sea un olor que te resulte agradable, así al menos te ayudará a contrarrestar los no tan agradables que te vayas encontrando a lo largo del día; y nada de amoníaco, lejías o productos por el estilo.
  • Las fibras de los tejidos absorben bastante los olores, así que tendrás que lavar la ropa más a menudo. Asegúrate de que se seca bien para que no coja olor a humedad.
  • Ventila los espacios cerrados cuando puedas, especialmente en baño y cocina donde se concentran todo tipo de aromas, muchos de ellos agradables pero otros tantos que no lo son.
  • Explica a tu entorno cómo te sientes, la hiperosmia es normal pero no tienes por qué sufrir más de lo necesario. Si hablas con tus familiares o compañeros de trabajo, seguro que lo entienden y no les cuesta evitar los perfumes muy fuertes, fumar cerca de ti o cocinar ciertos alimentos.
  • Otra manera de combatir la sensibilidad a los olores es aceptándola y potenciando el lado bueno. Rodéate de aromas que te gusten. Normalmente el olor a limón, menta o canela suele apaciguar las náuseas en lugar de provocarlas. A algunas mujeres embarazadas también les resultan agradables los olores relacionados con los bebés, como el talco o las colonias frescas.

Hiperosmia o alteración del sentido del olfato en el embarazo
Puntuar este post
Vínculo copiado.

Subcategoría:

0

Comentarios

Añadir comentario