Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web acepta el uso de cookies; puede obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección. Saber más.

Home > Ecografía: un medio de diagnóstico inocuo

Ecografía: un medio de diagnóstico inocuo

Desde los primeros intentos de aplicar la tecnología de los ultrasonidos al estudio del cuerpo humano en la primera mitad del siglo XX, la ecografía ha ido evolucionando de forma muy rápida gracias a que es inocua y por el impulso que ha supuesto la informática en el desarrollo de los sistemas de diagnóstico por imagen. Los nuevos ordenadores y las aplicaciones de software han hecho posible obtener importantes mejoras en los equipos, como la ecografía de partes pequeñas y superficiales, en color, las tridimensionales (3D y 4D), etc. En Euskadi, se realizan más de 200.000 estudios al año.

La ecografía se puede definir como un método que obtiene imágenes del cuerpo humano mediante el envío de ondas sonoras de alta frecuencia. Estas rebotan en los distintos tejidos y son parcialmente reflejadas, en forma de eco, y recogidas y procesadas en un ordenador para formar la imagen ecográfica. Aporta información sobre la distancia a la que se encuentra un tejido, su tamaño, su forma y su composición (sólido, líquido o mixto). La imagen ecográfica se muestra en tiempo real y refleja los movimientos que se están produciendo. Entre los últimos desarrollos se encuentran la elastografía, que permite medir de forma no invasiva la rigidez de los tejidos (es útil en el análisis de enfermedades hepáticas), y la fusión en tiempo real de los estudios con las imágenes de TC (escáner) y RM (resonancia) del paciente. Esto último es muy importante para localizar la lesión diana para la biopsia, por ejemplo, en el cáncer de próstata o la biopsia de lesiones del hígado.

En general, no hay ninguna persona que no se pueda someter a este tipo de estudio, pero en pacientes obesos o con mucho gas intestinal tiene limitaciones para valorar estructuras profundas. Por definición, al ser una técnica en tiempo real, en su rendimiento diagnóstico influyen decisivamente tanto la capacidad y experiencia del médico como la calidad técnica del aparato de ecografía.

Ecos 3D y 4D

Los últimos avances técnicos han permitido la realización de ecografías en 3D y 4D. Mientras las imágenes convencionales representan cortes finos, el 3D añade la perspectiva tridimensional y el 4D, por su parte, incorpora el movimiento. Se aplica sobre todo en el embarazo para ver el feto.

Asimismo, el doppler es un tipo especial de ecografía que añade la posibilidad de ver y estudiar el movimiento de la sangre, por lo que se utiliza para analizar arterias, venas y la vascularización de órganos. Permite visualizar trombos, estenosis, volumen, velocidad, dirección y características del flujo sanguíneo en un punto determinado. Por último, recordar que, en muchos casos, la ecografía será la primera prueba diagnóstica a efectuar y con sus resultados se decide si son necesarias otras complementarias.

Maria Victoria Barcena Robredo
Vínculo copiado.

Subcategoría: ,

0

Comentarios

Añadir comentario